lunes, 3 de abril de 2017

Las Temidas Grasas "Trans"

Buenas amig@s!!

Hoy os traigo una entrada jugosa... Y nunca mejor dicho! =)

Como veis en el título de la entrada, hoy os voy a hablar de los DIFERENTES TIPOS DE GRASAS TRANS que están presentes en muchos alimentos y que, a menudo, consumimos sin darnos cuenta.



¿Qué son las grasas trans?

Las grasas trans son un tipo de grasa que se forma cuando el aceite líquido se transforma en una grasa sólida añadiendo hidrógenos. Este proceso se llama hidrogenación y sirve para incrementar el tiempo de vida útil de los alimentos. Así se obtienen grasas y aceites para freír que son muy útiles para la industria alimentaria, puesto que ayudan a mejorar la perdurabilidad, el sabor y la textura de los productos. Algunos alimentos, como la carnes de cerdo y de cordero, así como la mantequilla y la leche, contienen de manera natural cantidades pequeñas de estas grasas hidrogenadas. Sin embargo, la mayoría de las grasas trans de nuestra alimentación provienen de alimentos procesados preparados con aceites vegetales parcialmente hidrogenados: margarinas, bollería industrial, galletas, patatas fritas y otros snacks... Investigaciones recientes han indicado que este tipo de grasas pueden ser nocivas para la salud, fundamentalmente debido a que elevan el colesterol "malo" (LDL) y los triglicéridos.

Las grasas trans tienen otros inconvenientes. Por ejemplo que, como han demostrado hace poco investigadores de la Universidad de Navarra y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, su ingesta aumenta el riesgo de sufrir depresión. Por el contrario, el aceite de oliva protege frente a esta dolencia.


¿Por qué unas grasas son peores que otras?

No todas las grasas que ingerimos en la dieta son iguales. Algunas están ligadas a enfermedades cardíacas y predisponen a padecer diabetes, mientras otras, como las vegetales o las grasas procedentes del pescado, tienen importantes beneficios para la salud. ¿Por qué existen esas diferencias?

En el nuevo número de la revista Quartely Review of Biology plantean una hipótesis para responder a este interrogante: todo depende de cómo interactúa cada grasa con los microbios de nuestro estómago. Según los autores, de las Universidades de Northwestern y Nuevo México, algunas grasas potencian el crecimiento de bacterias dañinas presentes en el tracto digestivo, de tal modo que incitan a nuestro cuerpo a lanzar una respuesta inmune, se genera una inflamación débil pero permanente y, finalmente, la situación desemboca en una enfermedad crónica, por ejemplo una cardiopatía. Es el caso de las grasas saturadas presentes en el tocino, la manteca, la nata, etc.

Por el contrario, los datos sugieren que las grasas insaturadas de origen vegetal y los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades antimicrobianas y resultan letales para muchas bacterias causantes de enfermedades, de modo que no solo no causan enfermedades sino que las previenen.

Muy presentes en la bollería industrial ¿Realidad o mito?

En los últimos diez años el contenido en grasas trans de los productos de bollería industrial ha disminuido significativamente, según revela un estudio llevado a cabo por investigadoras de la Universidad de Navarra. 

El equipo analizó el contenido en ácidos grasos trans en ensaimadas, cremas, bollos y cruasanes de diferentes marcas, tanto blancas como líderes, y no encontraron diferencias entre ellas. Además, la cantidad de grasas trans en este tipo de productos ha disminuido en la última década: en el año 2000, el contenido de estos ácidos grasos en bollería era de aproximadamente el 6,5 por ciento, mientras que en 2012 las investigadoras han encontrado que la media es de 0,7 por ciento.

"Las recomendaciones de organismos nacionales e internacionales para disminuir el consumo de ácidos trans han provocado que la industria alimentaria cambie sus fórmulas en favor de grasas más saludables", ha explicado diana Ansorena, una de las autoras del trabajo, que se publica en la revista Food Chemistry. Algunas investigaciones han constatado que el exceso en la ingesta de este tipo de grasas eleva el colesterol LDL (conocido como `colesterol malo') y los triglicéridos, supone un factor de riesgo cardiovascular y aumenta el riesgo de sufrir depresión. 
Las autoras también insisten en la importancia de actualizar las tablas de composición de los alimentos, puesto que "los datos que se manejan hace unos años no reflejan el contenido real de ácidos grasos trans en los productos de bollería actuales y sobreestiman la ingesta de este tipo de grasas", han afirmado.

Pues bien, esto es todo muchach@s. Qué opináis al respecto? 

Espero vuestros comentarios. =)

Sed buen@s! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y por ayudarme a mejorar cada día!!
En cuanto lo revise, lo verás en el blog.
=D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...