lunes, 24 de abril de 2017

Hablemos de huevos

Hola muchach@s!!

Qué tal ha ido la semana?? De nuevo de vuelta por aquí. 
Me encanta poder dejaros unas cuantas entradas para no dejar de lado el blog, ya que escribir me encanta y me distrae de la rutina diaria, así que últimamente estoy contenta. 
Espero que las entradas que os dejo os gusten, por lo menos. =)

Hoy os traigo una entrada que me parece bastante interesante, ya que últimamente estoy encontrándome con mucha gente que o bien ha dejado de comer animales/huevos/derivados, etc. porque no saben la procedencia de los mismos...

Pues hoy la entrada va de HUEVOS. =)


Quizá much@s os preguntéis qué son los NUMERITOS esos que vienen impresos en cada uno de los huevos que compramos en las tiendas. No??

Seguro que habéis visto que cada huevo lleva impresos varios números y letras encima de la fecha de caducidad. A pesar de ser un código más, esconde mucha información sobre la manera en que ha sido producido, su código identificador y hasta el país del que proceden. Información que habitualmente pasa de largo entre los consumidores pero que es muy importante para aquellos que desean comer alimentos ecológicos.

Como dato curioso, deciros que nuestro país es el tercer productor de huevos de la Unión Europea, con 48 millones de gallinas y una puesta de unos mil millones de docenas de huevos anuales. 
Según los datos de la ONG Compasion in World Farming (CIWF), el 90% de estas aves está criada de forma intensiva, lo que significa que las gallinas viven enjauladas en condiciones artificiales, lo que les produce diversas enfermedades y sufrimiento. 
Por lo que han pedido a los consumidores "que exijan huevos de gallinas camperas, que viven en condiciones dignas". Sin embargo, para la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos, Inprovo, la situación es muy distinta. Según esta fuente, cuando las gallinas están criadas de manera intensiva, "el espacio que se les da es más que suficiente para moverse por toda la jaula junto con sus compañeras (750 cm2) por ave. Además justo este sistema evita enfermedades al estar más controladas y tener siempre la temperatura, iluminación, alimento…etc. adecuadas".


"Gallinas camperas" ¿Del campo realmente?

En cualquier caso, si lo que queréis consumir son huevos de gallinas camperas, es más que recomendable conocer el significado del código que llevan impreso en la cáscara. El primer número indica la forma de cría de las gallinas: el "0" significa que provienen de gallinas libres y alimentadas a base de piensos ecológicos, el "1" indica la proveniencia de gallinas camperas, es decir, libres y alimentadas con piensos; los huevos con el número "2" son gallinas que han sido criadas en grandes naves, colocadas horizontalmente; finalmente, aquellos huevos que tienen un "3" como primer número provienen de gallinas dispuestas en jaulas verticales.

En el supermercado, lo más habitual es encontrar huevos de gallinas criadas en jaulas. En muchos establecimientos directamente no disponen de huevos ecológicos, con los dígitos 0 ó 1 grabados en la cáscara. Sin embargo esta tendencia está cambiando y cada vez es más normal encontrar huevos camperos o ecológicos, notablemente más caros.

Las dos letras siguientes indican el país en el que han sido producidos y el resto de números pertenecen al código de identificación del productor.
Ganadería industrializada

Los datos de CIWF indican que en todo el mundo, la producción de huevos de gallinas enjauladas es del 60%. "Una gallina que vive enjaulada termina su corta vida metida en una pequeña jaula de alambre con varias gallinas más. El suelo es de malla alambrada. Según la legislación de la UE, el espacio mínimo de suelo permitido para cada ave tiene un tamaño inferior al de una hoja de papel A4" explican desde la organización.


Desde inprovo explican que todos los sistemas de producción son válidos y todos tienen ventajas e inconvenientes, apuntando que es finalmente el consumidor quien debe decidir qué tipo de huevos comprar.

Personalmente, rara es la vez que en casa compramos huevos, ya que tanto mi familia como la de David, tienen gallinas en terrenos de Segovia y nos proveen bien durante todo el año. Y la verdad es que cuando nos vemos obligados a comprar, la diferencia es abismal, no sólo por el sabor, que también, si no hasta en el color y olor de las yemas!!! Como os lo digo!!!!
En fin, que aunque nosotros compramos siempre los huevos con la numeración que empieza por 0, nunca, NUNCA, son iguales que los huevos de nuestras gallinas.

Y por hoy nada más chic@s, espero que esta entrada os resulte útil e interesante. Tenedlo en cuenta la próxima vez que compréis huevos en la tienda! ;)

Nos vemos!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y por ayudarme a mejorar cada día!!
En cuanto lo revise, lo verás en el blog.
=D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...