lunes, 16 de julio de 2018

Segovia tiene un color especial


Hola hola muchach@s!! 

Como la mayoría de vosotr@s sabéis, soy natural de SEGOVIA
Estaba mirando entradas antiguas (allá por 2011) y me he dado cuenta de que nunca os había hecho una entrada específica de mi tierra... (Muy mal Elvira...) Así que me he puesto manos a la obra y he recopilado información, sobre todo histórica, para dejaros por aquí un trocito de mi ciudad natal.

Espero que disfrutéis leyendo esta entrada tanto como yo he disfrutado realizándola.

Deciros, que salvo las fotos históricas, que llevan pie de foto con el autor, las demás fotografías son mías o de familiares/amigos que me han dado autorización para subirlas.

Dicho esto, ¡Vamos allá!

La historia de Segovia como cuidad importante comienza con la colonización romana, así lo demuestra el acueducto y el hecho de que por la ciudad confluyeran dos importantes calzadas. Comienza su decadencia en el periodo visigodo acentuándose con la permanencia durante 200 años de los musulmanes en la ciudad. Al ser reconquistada Castilla, la ciudad fue repoblándose de gallegos, asturianos, leoneses, vizcaínos y riojanos. En esta es cuando Alfonso VI da fuero propio a Segovia. Es en la Edad Media donde Segovia alcanza su esplendor.


Aquí se proclama reina de Castilla a Isabel la Católica en 1474. El alzamiento de los comuneros promovido por los nobles contra Carlos I da comienzo a una nueva decadencia de la ciudad. En el siglo XVIII se construye el Palacio de la Granja donde se vuelve a alojar la Casa Real.

Geográficamente, Segovia se halla situada en el interior de la península ibérica, inmediatamente al norte de la sierra de Guadarrama, en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores, al pie de la sierra y al sur de la Submeseta Norte. El centro de la ciudad se encuentra a una altitud de 1002 metros sobre el nivel del mar,​ mientras que la altitud del municipio varía entre los 880 metros en el último tramo en el municipio del río Eresma, en el norte del mismo, y los 1400 metros en el cerro de la Cachiporra, al sur del municipio.​ Esta localidad forma parte de la ruta principal del Camino de Santiago de Madrid.



El nombre de Segovia es de origen celtíbero. Antiguamente se asociaba a Segovia el topónimo "Segobriga" pero el descubrimiento de la ciudad de Segobriga en Saelices (Cuenca) desmontó por completo esta teoría. Bajo la dominación romana y árabe, la ciudad fue llamada Segovia.

El final de la Edad Media es una época de esplendor, en la que acoge una importante aljama hebrea; sienta las bases de una poderosa industria pañera; desarrolla una espléndida arquitectura gótica y es corte de los reyes de la Casa de Trastámara (ya Alfonso X el Sabio había acondicionado el alcázar como residencia real). Finalmente, en la iglesia de San Miguel de Segovia Isabel la Católica es proclamada reina de Castilla el 13 de diciembre de 1474.

Vista de la ciudad en 1562 (por Anton van den Wyngaerde)

Como todos los centros textiles castellanos, se unió a la sublevación de las comunidades, teniendo una intervención destacada, al mando de Juan Bravo. A pesar de la derrota de las comunidades, el auge económico de la ciudad continuó durante el siglo XVI, llegando en 1594 a 27 000 habitantes. Después, como casi todas las ciudades castellanas, entró en decadencia, de forma que apenas un siglo después, en 1694, sólo contaba con 8000 habitantes.

Segovia hacia 1840

A principios del siglo XVIII se intentó revitalizar su industria textil, con escaso éxito. En la segunda mitad del siglo, dentro de los impulsos ilustrados de Carlos III, se hace un nuevo intento de revitalización creando la Real Compañía Segoviana de Manufacturas de Lana (1763). Sin embargo, la falta de competitividad de su producción hizo que la corona le retirase su patrocinio (1779). También en 1764 se había inaugurado el Real Colegio de Artillería, la primera academia militar de España, que todavía se encuentra en la ciudad.

En 1808 fue saqueada por las tropas francesas durante la guerra de la Independencia. Durante la primera Guerra Carlista las tropas del pretendiente Carlos de Borbón atacaron sin éxito la ciudad. Durante el siglo XIX y primera mitad del XX, experimentó una recuperación demográfica fruto de una relativa revitalización económica.

Ciudad patrimonio de la Humanidad

En 1985 el casco histórico de Segovia (donde habitaban judíos y católicos) y su Acueducto fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. 

Dentro de sus monumentos destacan: 

El acueducto de Segovia, localizado en la emblemática plaza del Azoguejo, es el símbolo distintivo de la ciudad;se desconoce la fecha de su construcción, que pudo llevarse a cabo a finales del siglo i o principios del siglo II,y se trata de la obra de ingeniería civil romana más importante de España.​ Fue realizado con unos 25.000 sillares de granito unidos sin ningún tipo de argamasa, tiene una longitud de 818 metros en su parte más visible; aunque no hay que olvidar que su recorrido total es de unos 15km, desde la presa de captación próximo al embalse de Puente Alta. Consta de más de 170 arcos y su parte más alta mide 29 metros, medida que alcanza en el Azoguejo, su zona más visitada.


** Una de las esculturas más emblemáticas de la ciudad es la loba capitolina, situada a los pies del Acueducto, copia de la escultura Luperca que se conserva en el Museo Capitolino de Roma, quien la obsequió a la ciudad en 1974, durante los actos de celebración del bimilenario del Acueducto.

El alcázar de Segovia, palacio real situado en lo alto de una roca entre los ríos Eresma y Clamores, aparece documentado por primera vez en 1122, aunque es posible que existiese en época anterior. Fue una de las residencias favoritas de los reyes de Castilla, construido en la transición del románico al gótico, y en el que destaca la decoración mudéjar de sus amplios salones. El edificio se articula a través de dos patios y posee dos torres, la del Homenaje y la de Juan II. Fue residencia favorita de Alfonso X el Sabio y de Enrique IV, y de él partió Isabel la Católica para ser coronada reina de Castilla en la plaza mayor. Devastado por un incendio en 1862, fue posteriormente reconstruido. Alberga en la actualidad el Archivo General Militar de Segovia y el museo del Real Colegio de Artillería, gestionado por el Patronato del Alcázar.


** Los jardines del Alcázar se levantan en la explanada donde se encontraba la antigua catedral y el palacio episcopal, y comenzaron a crearse con motivo del matrimonio en el alcázar de Felipe II con Ana de Austria en 1570, retirando las ruinas que aún persistían, aunque no se llevó a cabo por completo hasta la visita de Fernando VII en el siglo xix. Entre 1816 y 1817 comenzaron a plantarse los primeros árboles, y se cerraron con la verja que existe actualmente. Fueron arrasados por el incendio sufrido en el alcázar en 1862, y nuevamente recuperados en 1882.


La catedral de Santa María es la última catedral gótica que se construyó en España. Está considerada como la obra maestra del gótico vasco-castellano y se la conoce como “La Dama de las Catedrales”. Se trata de la tercera catedral de la ciudad, y conserva el claustro de la segunda, ubicada frente al alcázar y destruida durante la Guerra de las Comunidades en 1520. En sus obras trabajaron Juan y Rodrigo Gil de Hontañón, y otros maestros de la arquitectura española. Fue consagrada en 1768 y tiene unas dimensiones de 105 metros de largo, 50 de ancho y 33 de altura en la nave central; consta de 18 capillas y dispone de tres puertas de acceso: la del Perdón, la de San Frutos y la de San Geroteo, primer obispo de la diócesis.


Las murallas de Segovia ya existían cuando Alfonso VI de León arrebató la ciudad a los árabes, quien mandó ampliarla llegando a tener un perímetro de 3 kilómetros, ochenta torres, cinco puertas y varios postigos. Su construcción se realizó principalmente con sillares de granito, aunque también se reutilizaron lápidas de la necrópolis romana. La muralla recorre el casco antiguo, y en la actualidad conserva tres puertas: San Cebrián, de gran austeridad; Santiago, de aspecto mudéjar; y San Andrés, puerta de acceso a la judería; y los postigos del Consuelo, de San Juan, del Sol y de la Luna.


Y sin mucho más que contaros, sólo me queda invitaros a tod@s a conocer mi ciudad, una ciudad que me tiene absolutamente enamorada pues es de esos lugares, que por más tiempo que pases, siempre, SIEMPRE, puedes encontrar un rincón nuevo, algo que admirar o aprender... 
Segovia tiene un algo, que no tienen otras ciudades, y que conste que no lo digo porque sea la mía! 

Sed felices! Nos leemos!

2 comentarios:

  1. Estoy enamorada de tu ciudad, acabo de pasar 6 dias preciosos y ya es el cuarto verano consecutivo q paso unos días x ahi:)

    ResponderEliminar
  2. me encanta este sitio es genial para perderse! muchos besitos!

    ResponderEliminar

Gracias por vuestros comentarios y por ayudarme a mejorar cada día!!
En cuanto lo revise, si es adecuado, lo verás en el blog.
=D

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...